Saltar al contenido

Dedicatorias, frases y reflexiones para un hijo fallecido

Siempre es doloroso despedirse de un ser querido, pero la realidad adquiere otro nivel cuando ese ser querido es un hijo. Sin palabras y con sentimientos a veces no sabemos qué decir. A continuación, como en ningún otro sitio, presentamos la mejor selección de dedicatorias y reflexiones para un hijo fallecido.

Frases para dedicar a un hijo fallecido

1. El dolor que siento ante tu partida es infinito. Hijo, siempre te extrañaré.

2. Ahora sé que estás en la diestra de Dios, pero siempre te extrañaré. Descansa en paz, hijo.

3. No es natural que un niño con tanto futuro ya se vaya de este mundo ¡Te extraño tanto, mi hijo!

4. Descansa en paz, hijo. La vida sin ti será la travesía más dura que pueda vivir.

5. Te llevo en mi recuerdo y en mi corazón ¡Descansa en paz, hijo!

6. Aunque fuiste mi hijo, me enseñaste mucho de la vida. Es un dolor infinito no tenerte más en nuestro mundo.

7. Hijo: tu partida simplemente es el final de mi vida.

8. Que te hayas ido de este mundo es un dolor infinito ¡Descansa en paz, hijo!

9. Y mi corazón nunca entenderá porque te has ido, porque ya no estás.

10. Vivirás en la memoria de tu familia ¡Siempre serás la luz de nuestras vidas, hijo!

11. Solo puedo decir que debo hacer el esfuerzo por comprender los planes de Dios ¡Descansa en paz, hijo!

12. Sin ti la vida es extremadamente dura y por siempre lo será ¡Hijo, descansa en paz!

13. Ahora el cielo tiene una nueva estrella que por siempre me cuidará ¡Descansa en paz, querido hijo!

14. Que gran maestro que fuiste porque solo con tu existencia nos enseñaste a amar sin límites ¡Descansa en paz, mi pequeño!

15. No entiendo cómo tu juventud y fuerza se ha ido de este mundo ¡El dolor que siento por tu partida hijo no se puede expresar en palabras!

16. Tú nos hiciste sentir el amor más puro que jamás sentiremos. Gracias, hijo.

17. Y un nuevo ángel se ha sumado a las huestes de Dios ¡Te recordaremos por siempre!

18. Vayas a donde vayas sé feliz: nunca pierdas tu hermosa sonrisa, hijo.

19. ¿Cómo seguir sin esa persona que te hacía feliz? Eras mi mundo y lo perdí todo con él.

20. Te querremos hoy y siempre ¡Hijo el dolor ha terminado y ahora puedes descansar en paz!

21. Tu amor siempre permanecerá puro en nuestros corazones.

22. Aunque la vida no sea para siempre, nuestro amor siempre se mantendrá eterno.

23. Vive hijo en nuestros corazones: ahí tus sonrisas y aventuras serás eternas.

24. Y en realidad nunca morirás porque siempre habitarás en las memorias de quienes te amamos.

25. Un ángel ha subido al cielo para alegrarnos con su luz.

26. Dios sabe lo que hace: ahora serás feliz eternamente.

27. Extrañarte es el gran precio que pagaremos por haberte amado tanto.

28. Saber que te has ido es difícil, pero conocer tu camino hacia Dios es paz para el corazón herido.

29. No hay palabras que puedan expresar lo mucho que te extraño y lo mucho que te amo.

30. Tú que en esta tierra fuiste amor y bondad, ahora serás maravilloso al lado de Dios.

Dedicatorias para un hijo

31. Hijo, estaremos contigo hasta el final de los tiempos.

32. Tu partida fue inesperada, pero tu recuerdo será una llama eterna en el hogar de nuestro corazón.

33. No habrá en la tierra tristeza mayor que la muerte de un hijo ¡Descansa en paz!

34. Saliste de mis entrañas y hoy me toca despedirte ¡Solo confiaré en Dios en el máximo dolor!

35. El dolor de perder un hijo siempre se vuelve en agonía.

36. Eres y serás por siempre nuestro amor más grande.

37. Nada ni nadie podrá igualar el amor que siento por ti, mi querido hijo ¡Descansa en paz!

38. Lo mejor de mí se ha ido: hijo, tu falta es desgarradora.

39. Te fuiste sabiendo lo mucho que te queremos y eso nunca cambiará.

40. Gracias por regalarnos los años más bonitos de nuestras vidas: el cielo es más brillante contigo, hijo.

41. El cielo ahora estará de fiesta con tu presencia, hijo.

42. Te faltó vivir mucho y ahora dejaremos de ser felices por tu ausencia ¡Descansa en paz!

43. Solo puedo en Dios encontrar paz ante tu partida, hijo.

44. Sé feliz donde estés y recuerda que en algún momento nos volveremos a ver, hijo.

45. Un hijo fallecido no es una pesadilla, sino una muerte antes de tiempo para todos los que seguimos vivos.

46. Quédate en mi memoria y en mis recuerdos: ahí siempre encontrarás lugar hijo mío.

47. Cuando cierro los ojos recuerdo tu voz y tu figura: ya no quiero volver abrirlos nunca más.

48. Te mandamos todo nuestro amor hasta que el cielo lo sienta, hijo.

49. Sigue brillando como tú lo has sabido hacer durante toda tu vida, hijo.

50. Fuiste y serás mi mayor tesoro, hijo mío.

51. Te perdí, pero te encuentro en cada uno de mis recuerdos.

52. Allí donde estés espero que el amor siga llenando tu corazón.

53. Solo Dios y el cielo saben cuánto te extraño, hijo mío.

54. La luz de mi vida se ha ido contigo, hijo.

55. Y cuando supe que te habías ido simplemente morí antes de tiempo.

56. No hay muerte más fuera de tiempo que la de un hijo.

57. Con la muerte de un hijo sentimos que se rompe el orden de la naturaleza.

58. La vida es dura, pero se hace imposible con la pérdida de un hijo.

59. En mis planes no estaba un día perderte, por eso te llevaré siempre en mi corazón.

60. Con lágrimas en los ojos y en el corazón dejo que partas, hijo mío.

Reflexiones para un hijo que esta en el cielo

61. Nada más importa desde que te has ido de mi vida.

62. No es un adiós, sino un hasta luego, hijo de mi vida.

63. Me has hecho crecer más de lo que te imaginas ¡Descansa en paz hijo!

64. Siempre serás un cuento breve que leeré miles de veces con el máximo amor ¡Descansa en paz, mi querido hijo!

65. La cortedad de tu vida simplemente es algo que no puedo entender ¡Descansa en paz, mi niño!

66. Te perdí, pero te llevo en mi memoria como el más preciado recuerdo.

67. Descansa en paz, mi niño: ya no hay dolor en los campos infinitos del paraíso.

68. Intentar ser fuerte con tu partida es imposible, hijo.

69. Mi bebé está en el cielo y por siempre en mi corazón.

70. Nunca hallaré consuelo ante tu partida ¡Descansa en paz y nos vemos luego!

71. Descansa en paz, hijo ¡Vuela bien alto que Dios aguarda por ti!

72. ¿Y qué será de mi vida sin tus besos y abrazos? La nada misma, mi hijo.

73. Hazme un lugar en el cielo que pronto nos volveremos a ver, mi hijo amado.

74. El dolor máximo es perder un hijo y saber que nunca más volverás a sentir tu voz.

75. Tu voz, tu silueta y tus sonrisas quedarán por siempre grabadas a fuego en mi corazón.

76. La muerte no es definitiva: el amor me dice que nos volveremos a ver.

77. Si miro al cielo sé que tú me estás cuidando desde lo alto.

78. El cielo estará en ti y tú estarás en el cielo.

79. Mirar al cielo y recordar a esa persona que ya no está.

80. Fuiste y serás mi mayor tesoro, hijo.